sábado, febrero 23, 2008

COLEGIO MILITAR

El secreto del éxito en la vida del hombre
consiste en estar dispuesto
para aprovechar la ocasión que se le depare.

Benjamín Disraeli




Era un torneo juvenil de ajedrez, a nosotros nos albergaron en un Colegio Militar. A nuestros ojos inocentes se nos hizo emocionante tal situación, aprendimos para la vida.




Ellos, los militares uniformados trataban de mantener seriedad, siempre con pasos marciales daban diversas instrucciones. Eran días en que los cadetes habituales estaban de vacaciones.

Sólo nos pedían orden y disciplina. Las luces se apagaban a las 10 pm. Fue una gran sopresa ver y estar en los baños donde los retretes tenían divisiones menores, sin puertas; osea, todos se veían las caras.





Toda su infraestructura era distinta a lo habitual. Duchas al aire libre, sin divisiones, una al lado de la otra. Me llene de vergüenza al sentir a los demás desnudos. Mientras me duchaba pensaba que todos tenían las misma emociones que yo, que pocos podrían controlarlas, y que yo debía controlarlo.

Comencé a caminar de modo normal, y me di cuenta que todos alzaban la mirada, que nadie procuraba mirar hacía abajo. Eso me enseño a dominar esos nervios. La vergüenza está en el que mira, en el que pierde el equilibrio de la sobriedad, en los temores.

Todo hombre tiene tres variedades de carácter:
el que realmente tiene;
el que aparenta,
y el que cree tener.


Jean-Baptiste Karr



Todos eras igual ahí dentro, tapaban sus camas y ordenaba sus cosas en los casilleros asignados. Percibí cómo el ambiente condiciona al “yo” de cada persona. .. y cómo evolucionan en el tiempo posterior, con experiencias semejantes. Hacer las cosas en el tiempo y lugar exactos, tal como tiene que ser.

En el desayuno nos repartían de a 8 por cada mesa. Escogíamos quien repartiría ecuánimemente todo; en realidad, repartir era desventajoso, el que repartía se quedaba con el último plato. La peor presa. Cada uno de nosotros se sometía a las reglas. Siempre un militar cerca vigilaba nuestras torpezas.

Quizá el castigo latente era que nos expulsen del torneo de ajedrez y que no nos dejen jugar por indisciplina.





Estando ahí, pensaba en “La Ciudad y los Perros” (Vargas Llosa), los alumnos nuevos tratados como perros, tenían que hacer caso a todos los demás. Todo parecía una jaula, edificaciones grandes, un patio, las órdenes a gritos. Jóvenes encerrados supuestamente para que aprendan a “ser más hombres”, sometidos a disciplinas y sacrificios, además de la enseñanza condicionada a no poder salir los fines de semana.


Creo que lo peor para ellos era la abstinencia. Pensaba en esos baños sometiéndolos a tentaciones, a abusos sexuales. Estar dentro pensando en la amada que podrías estar afuera.


Castigos como: “6 puntos menos o ángulo recto"; la mayoría elige el segundo, colocando el cuerpo a 90º y recibir un pelotazo en el trasero”, y en otras ocasiones fuertes patadas.Pienso en la astucia de cada estudiante en busca de burlar la autoridad, en rebeliones constantes, en el aceptar sus fuerzas, en el fortificarse…


Nadie se mira los “pipís” recordando las frase:

“¿Qué me mira Cadete, quiere que le regale una fotografía mía calato?;
¡ a mí sólo me mira mi mujer y mi sirvienta!


Un bus nos recogía a las 10:30 am., después de desayuno. Y nos traía de vuelta a las 8:00 pm. , antes de la cena. No podíamos salir por la noche, eso era lo malo. Conversábamos muchos con luces apagadas. En las oscuridad la voz adquiere una sonoridad especial. Esos diálogos sin luz nos permitían conocernos, sin vernos.


“Nada revela tanto el carácter de una persona

como su voz”.

Benjamín Disraeli



Todo eran pitos con el silbato. Pitidos para levantarse, para desayunar, paras salir del comedor, para salir de la escuela militar. Uno se queda prendado del valor del tiempo y el rigor.

Quedan frases en mi mente, voces como:

-Tienen 20 min para ducharse y asearse
-30 minutos para desayunar, cenar.
-apagado de luces (anunciando pocos minutos para su ejecución)



Nos permitían el uso de la piscina, de las mesas de billar, de las mesas de ping pong. Y hasta nos ofrecían rutinas de entrenamiento para los que quisieras voluntariamente acudir a ellas.
Fueron sólo 4 noches y 4 días cual si fueran vacaciones, viviendo algo distinto, sintiéndonos militares sin serlo.

64 comentarios:

Sandra Figueroa dijo...

La vida siempre nos deja recuerdos. Creo que ser militar es muy dura por la diciplina. Te dejo saludos. Cuidate mucho.

Esther dijo...

Debió ser toda una experiencia.

Creo que ser militar es una profesión dura y muy valiente, cualquiera no puede serlo.

Lo de las duchas, me recordó a que en mi colegio, habían vestuarios de chicas y de chicos... ...las duchas de cada vestuario tb estaban juntas, aunque en el interior. El profe nos imponía ducharnos pero, como yo no quería ducharme con ellas en pelotas, desnuda, pues simplemente, me mojaba en el lavavo un poco el pelo, la cara, etc. y no me metía ¡Ji,ji,ji! Y coló XXD. Ellas se metían con naturalidad, pero, yo no; es que ¡es verdad! ¡Es muy vergonzoso!

Saluditos.

David del Cabo dijo...

Es de las pocas experiencias que hoy por hoy, no me llaman... Pero me gusta tu forma de escribir.

Saludos

Nelly dijo...

Markin!! Yo estudio en un colegio militar, asi q ya te debes imaginar como era. Lo que no me gustaba era que todos los dias teniamos que marchar...

Besos

. dijo...

Yo no los ando mirando..

MaríaGabriela dijo...

Yo en tu lugar hubiese quedado un tanto traumada.
No comulgo con la milicia, es de familia, y con argumentos...

Siempre es grato leerte.

Saludos

EmPapeLada dijo...

A mí me aterran los colegios militares, es decir, la disciplina que se imparte en ellos. Si con la extrema disciplina que me impuso (e impone) mi madre...ya para mí, mi casa es un cuartel, pero sea como sea SOBREVIVISTE a esos cuatro días, y vaya que relataste bien esos detalles sombríos pero reales, de tu 'corta' estadía allá, vale Markin! Cuidate!!!

Jassy dijo...

Vaya experiencia! aunque dudo mucho que la " real" osea el vivir todo el año en el colegio militar sea tan gratificante, me parece que se aprece mas al libro de Vragas LLosa. Pero, puntos de vista hay quien disfruta con la vida militr, yo no
Beso, buen relato.

Roxi dijo...

Buen relato, se entremezclan pensamientos, recuerdos y recuerdos de pensamientos, mientras se percibe un entorno enrarecido, ajeno a ratos incómodo.
Nunca me han acomodado las reglas (y menos tan extremas), ni el orden, ni la disciplina. Bajo esos parámetros es más difícil que surja la creatividad, a menos que la de un disidente.
Lo de la ex, y el gustito me dejó colgada, me perdí.
Abrazo!

Lorelay dijo...

Experiencias que quedan en la vida de muchos...leerlo me hizo recordar el sufrimiento de mi madre, al ver a su hijo en esa situación, ella no entendía los castigos impuestos ante ciertas indisciplinas, según lo que contaba mi hermano, aunque estuvo sólo dos meses dentro de esa escuela- cárcel :)

Besitos

Lore

mi otro yo dijo...

Hola
Me gusto como relato.

Te dejo saludos.

Alexiris dijo...

muchas experiencias que nos pasan en la vida son por algo, muy pocas se dejan atrás!!! ... este fue un gran pasaje en tu vida estoy segura lo valoras, tal vez más o tal vez menos que otros recuerdos ya olvidado.

RacuRock dijo...

no hay necesidad de estar en un colegio militar.. aqui en las picinas publicas es lo mismo .. el inmenso bañadero de hombres o mujeres sin division.. para mi fue normal mientras que no hayan conocidos... pero tambien estan las secciones para los rochosos.. nunca pense que me iba a desnudar delante de tanta gente sin roche.. al principio ok pero si nadie me conocia porque no..

Unknown dijo...

Oye! Que distinta y gratificante experiencia...

La vida militar nunca ha sido de mia grado, pero esa voluntad para hacer las cosas de una manera es impresionante... Mientras leia me preguntaba si habian sido meses los que estuviste alli pero al final cuandom dices que solo fueron 4 dias y 4 noches me quede abismada... :)

El tiempo debe pasar lento alli dentro... Un gran abrazo.

Nos leemos! ;)

Matilde dijo...

WOW
a mí me gustaría tener esa experiencia alguna vez en mi vida
y sabes algo
la describiste como una pincelada
delicada y pronunciada


.

te dejo
ídolo

un beso

Leslie dijo...

tremenda experiencia... y pensar que hay personas que lo ven como algo normal, como su dia a dia... llegando a extrañarlo cuando no estan alli...
Pero bueno, la disciplina no es siempre del todo agradable, y menos al principio...
Me gusta mucho como escribes!!

Saludos!

marcelapez! dijo...

Tremenda experiencia.
Pero lo que viviste fue un boton de muestra de lo que viven los que estudian alli.
...El de la foto eres tu?
Me gusto mucho tu relato.
Un abrazo!

Anónimo dijo...

Muy buen relato, imagino que te ha quedo una gran vivencia, y una experiencia de vida. Se deben mezclar un monton de sensaciones y sentimientos ambigüos entre sí, verdad?.
Un abrazo.

Mi Angel de la guarda dijo...

uy que experiencia!!! y bueno sentirse controlado al milimetro, ufa que fastidio, pero en fin es parate de experiencias de la vida.
un gran abrazo
besitos miles
alas,...

MAR dijo...

ODIO LOS UNIFORMADOS DE CUALQUIER TIPO...ME GUSTA LA DIFERENCIA DE PENSAMIENTOS Y DE VESTIMENTAS Y DE MUCHAS COSAS ELEMENTALES PARA PODER SOBRELLEVAR LA VIDA.
EJ: SACERDOTES, MONJAS, MILITARES, AVIADORES, NAVALES, ETC ETC ETC.
BESOS PARA TI.
MAR

Unknown dijo...

Que tal historia wow!!!!! bueno todo ya pasó espero que las frases en tu mente también

un bso

Lorena Sáez dijo...

Pese a que me llama la atencion la milicia y el cumplimiento de las reglas, no podria renunciar a la libertad, bien entendida, ni permitir tana humillacion, no va conmigo.

Gracias por la aydua escolar.

Saludos

Anónimo dijo...

Toda una experiencia: otros en cmbio nos bastó con vivir con nuestros padre. Ese uniformado frustrado con goce por el don de mando.

Por suerte yo sólo lo tuve que obedecer en contadas ocasiones, pues viviamos lejos, pero cuando venía era 'inolvidable'.

Hoy vivo mejor que entonces, por eso de tener al menos algo de privacidad y poder decidir si decido destruirme o no.
=P

un abrazo poeta.

b.

Lena dijo...

Para mi hubiese sido una pesadilla. Le tengo un rechazo a todo uniformado y a todo cumplimiento de orden que no sea parte de intercambio de ideas. Como siempre tuve tendencia rebelde me hubiesen hechado del torneo! Pero claro, me imagino que para un joven puede tener cierta emocion vivr con militares. Buena experiencia...

Anónimo dijo...

Mi abuelo decía que los extremos nunca serían buenos... yo creo que cada polo tiene su lado positivo y negativo... sólo hace falta buscar. A veces lo rígido y extremo es necesario, a veces, lo contrario. Como sea, me pareció un escrito muy interesante.

Un abrazo, saludos.

. dijo...

Gran experiencia, sobre todo porque no eras militar, y pudiste vivir un pedacito de la disciplina diaria que llevan, entre mis amigos tengo algunos que son militares y son muy buenas personas, pero siempre he creído que la formación castrense tiene un punto diría yo enfermizo: machista, demasiado conservador, agresivo, oculto, duro... por eso Dios me libre de un militar.

Viole dijo...

La verdad que cada cosa que teng aque ver con militares me produce urticaria, así que no gracias..., además mi hno lo paso re mal cuando le toco hacer el servicio militar obligatorio, así que nooooo, por un bue nrato, además los uniformes me producen cierto rechazo, sea cual sea...

Brisa de Amor dijo...

Hola markin!

Mi experiencia en el tema es bastante distante pero por la historia de mi pais me asusta un poco el servicio militar y todo lo que sea exceso de autoridad!

Besos desde Argentina

Federico dijo...

Un poco traum�tico todo. Nadie deber�a tener esa experiencia si no es por voluntad. Embrutece un poco, tal vez.

vesania dijo...

que extraño tu por ir a un concurso te sometiste a un rigor indebido a un trato que no correspondía, que tal vez si puede haber resultado una experiencia que dejo alguna en tu caracter, sin embargo a mis ojos no era necesario.
Cada vez que salí a algún concurso (teatro) nos quedamos en algún lugar que no fuera el determinado por la organización, lejos de las horas y de los tiempos establecidos, pues según Julio, eso si ayudaba a nuestro desenvolvimiento y claro no veo hoy en mi grandes marcas de esas experiencias vividas, sólo un gran amor y una eterna nostalgias, por esa semana de puro teatro, y más ahora viendo tu experiencia... y es que por que someter a tal situación a quienes van a representar a otros o a sí mismos, por qué no poermitirse que estén en un lugar que les permita desenvolverse con mayor naturalidad, conversando libremente hasta que el sueño los venciera y no ha susurros por el famoso temor reverencial?...

Saludos y gracias por tu comentario

Metódica dijo...

el futuro colegio de mi hermano xD yo me encargare de eso jeje

Elmo Nofeo dijo...

Para ser militar hay que saber aceptar reglas y obedecer órdenes, no todos nacemos así.

Yo soy muy rebelde para aceptar órdenes y reglas.

Por eso prefiero ser desempleado.

Carla dijo...

No sé bien el porqué,peor siempre me llamaron la atención ésas partes donde la disciplina era lo fundamental. Tengo una especie de contradicción respecto a ésto, ya que no soy, digámoslo ási,lo más disciplinada del mundo..
Pero me hubise gustado tb haber pasado por éso, auqnue sólo fuese por 4 días.
Me gustala frase de Disraeli, pienso lo mismo.

Saludos desde acá!

pd: gracias por incentivarme a desahogarme ahora con palabras =).

marcela dijo...

hola!
q experiencia
me gusta como escribes
lo de los retretes es un bajonnn ja

esta frase me gusto
“Nada revela tanto el carácter de una persona
como su voz”.


saludos!
;)

angélica beatriz dijo...

Gracias por tus bellas letras en mi blog, querido Marco.

Vendré seguido a visitarte.

Un beso grande para ti.

Unknown dijo...

Sólo decir que no me gusta la vida militar... Me carga que me impongan reglas y cosas por el estilo. Además mi hermano lo pasó pésimo cuando tuvo que hacer el servicio militar...

Gracias por pasearte por mi espacio y dejar tu huella.

Saludos

Sandra

JRodriguezD dijo...

Como experiencia, como anecdota, puede ser chevere; pero pasar realmente por ello, no creo.

Por eso, si es que tengo hijos, cuando los envie al cole, ni militares ni religiosos... quitan libertad.

A.M. dijo...

Menuda experiencia, aunque a mi la verdad esos sitios no me gustan mucho, no se pq pero me dan como un poco de miedo!!
Un abrazo muy grande amigo!

Unknown dijo...

Leyendo tu relato quedé sorprendida en la similitud del régimen usado en el colegio donde me eduqué de monjas Trinitarias (muy castizas ellas)
Fue una experiencia que no me gustaría volver a repetir.
Abrazos.

KARMILA dijo...

Jajajaja lo has dicho tu "toda una experiencia" jajaja la verdad no me imagino en un lugar así, pero bueno,¡No que todos somos iguales!jajajaja queeeeee pennnnnnnnaaaaaaaa jajaja curioso post me hizo imaginarme muchas cosas jajaja

Besos¡¡

Patricia dijo...

Que interesante lo del condicionamiento del comportamiento por el ambiente militar!
Y bueno, en muchos clubs deportivos tampoco hay divisiones para banarse.

Luna Agua dijo...

Tener opcion por la carrera militar realmente requiere de sacrificio y gran cuota de querer estar bajo un poder ciego.
No lo aguantaría.



Saludos

La Gartija dijo...

Hola, gracias por tu comentario... leyendo tu relato he quedado un poco impactada y me cuestiono en como esa disciplina puede afectar negativa o positivamente a un ser humano y sobre todo tan pensante como tu.
Saludos, vendre por aca seguido.

Insisto... dijo...

Siempre te has destacado por darle a tu blog un caracter tan diferente...tan acabado minuciosamente.Sus detalles lo hacen muy valioso.
¿¿¿sabias????...sé que sí.


Un cariñuuu y cuidate mutto.

Ahh esas experiencias algo conocidas me parecieron,cuando mi hermano entró a carabinero y me contaba sus andanzas de campaña.

Anónimo dijo...

Escribes muy bien! Creo habertelo dicho antes...desgraciadamente, tampoco comulgo con la milicia...me muero con unos días así!!!

Sin embargo, no niego las ventajas evidentes de la disciplina y el orden...igual no puedo rebelarme contra mis genes Germánicos, jejeje

Cariños

Anónimo dijo...

Uff estoy de vuelta despues de un par de semanas.. saludos !

Jennipher Lizama dijo...

ESPECTACULAR...

VAYA MANERA DE DESCRIBIR 4 DIAS EN UN RECINTO MILITAR...

PORQ NO SE... PERO MI SUEÑO ERA SER MUJER MILITAR... MAS UNA ENFERMEDAD CONGENITA A LA COLUMNA NO ME LO PERMITIO... DEMAS ESTA DECIR Q YA ESTA CONTROLADA... PERO Q ME LIMITA DE LA MAYORIA DE MIS SUEÑOS...

EN FIN...

ME GUSTÓ MUXO....

SALUDOS...

.::J..E..N..N..Y::.

Anónimo dijo...




Jamas hubiera durado mucho tiempo en un colegio militar... Alucina que a mi me expulsaron de un colegio NACIONAL chsssss...


Unknown dijo...

Por algo son UNIFORMADOS, nada los diferencia, nada los separa, ni siquiera los baños con un poco de privacidad!!eso para mí es too much!! de m¿ás que es la razón por la cual no estoy en una institución militar!!

Gracias por tu comentario!! Y sí, mis emociones están a flor de piel.

Saruki dijo...

Ahí uno se da cuenta del valor del tiempo, siempre estás contra él siendo militar.
Mi padre es Sub-oficial de ejército y muchas veces no existian ni navidades, años nuevos, cumpleaños ni fechas importantes por falta de "tiempo".
Nunca he compatido la forma que tiene de hacer las cosas y menos.. el cómo las piden. Pero que se traten por los apellidos!!!

Menos mal que lo tuyo fue un par de dias... de lo contrario... quizás que cosas más hubieras pasado.

Me gusta esa capacidad que tienes de contar tus historias... =)


Saludos!

Saruki dijo...

Ah!... y sí... mi soledad es absolutamente voluntaria...
El periodo se cerrará cuando yo decida =)

Por ahora a disfrutar...de la life!!

Fattyec dijo...

Markin!
Que dificil es ser militar, con tu relato doy gracias a Dios que aca no es obligatoria para las mujeres, aunque desde 1999 la carrera militar fue un opcion que podian tener las mujeres, precisamente ayer vi un reportaje en la tele de la vida de mujeres en los diferentes comandos... super estresante, ya que en 15 minutos deben: levantarse, arreglar su cama, su espacio, limpiarlo, ir al ba�o, vestirse y estar impecable para la revision!
Cosas de locos!
Besitos y gracias por visitarme,
Fatty

M. Regalado dijo...

Dura experiencia para someterse a la disciplina.
:)

Saludos!

Blusa Transparente dijo...

CReo que siempre es bueno ver otra realidad, nos hace tomar el peso de lo que tenemos y lo que no.

El libro de VArgas Llosa fue uno de los que más leí en mi niñez-adolescencia, hace poco estuve repasando un poco esas páginas.


Saludos

Unknown dijo...

¡¡¡¡Guácatela!!!!!! Me muero vivir como los milicos.

Me gustó mucho tu forma de narrarlo. Parecían más días, pero sólo fueron 4. Suficientes me parece.

Saludos.

Alejandra dijo...

Mmmm, nunca me ha gustado esa forma de vivir la rutina según el perro de Pavlov. Por eso odio lo extremos que pueden llegar a ser los militares.
Como sea, fueron cuatro días no más.
Saludos

Mikamy dijo...

Una experiencia muy interesante, pero como dices tú, para observarla y no vivirla. Esque hay que tener un cáracter muy especial para poder acatar ordenes sin cuestionarselas. Yo no podría.

Un abrazo.

DeNiSe... dijo...

Hola Markin..
hace tiempo no te blogueaba, pero ahora que tengo más tiempo y que por fin puedo leer tranquila tus escritos, lo puedo hacer.

Me dio un poco de sorpresa leer tu escrito, porque lo compare mucho a La ciudad y los Perros, un librazo de Vargas llosa.

Me agrada leerte y también me sorpende la cantidad de gente que te escribe.

:)

Me gustó tu historia, y sea buena o mala la experiencia, lo mejor de todo es aprender de lo vivido.

Cuidate...
Que estés bien...

SALUDOS...


::::DENISE::::

LUZ DE LUNA dijo...

Que experiencia, nunca he estado sometida a esos regimenes, pero un tiempo viviendo con mi tía creo que estuvo peor jajaja... Pero dentro de la dureza agradezco esa forma de vida, porque quedo en mi vida diaria, y ahora soy yo la que traigo como militares a los de mi casa, mi hermano me sueña y le caigo gorda, pero el orden, la disciplina, en mi caso son necesarias.
Gracias por dejar tu huella en mi casita virtual...me encantaron tus letras.
Besos

Hot Woman dijo...

La disciplina militar es realmente dura, hay que tenet vocación. Yo nada que ver.
Un beso

Diana dijo...

Me cuesta pensar que fue una buena experiencia, pero está muy bien relatado..

besitos ..

markín dijo...

Poetiza:
Al menos una idea de disciplina quedo. Fui a esos colegios más de una vez.

Esther:
sacrificada y a la vez relajada. En estos tiepos en que casi no hay guerras, y que todo nos sabemos tan racionales. No sé ya ni que pensar de los militares en sí.

Sólo un vagabundo:
Se agradece el aprecio.

Nelly:
También imagino como será a futuro con el marido y los hijos. Y otras cosas más tb imagino.ç

Na de Gregori:
A quienes sí... hay de todo.

María Gabriela:
Sólo era momentos, exquisitos por su singularidad, pero para vivirlos realmente... hum, tendría que gustarme esa forma y manera de vida.

Empapelada:
Casi siempre eran períodos de 4 días, fue más de una vez. Calculo unas 10 veces. En diferentes á,bitos, colegios, escuela de cadetes, de gerdarmes, de artillería, etc.

Jassy:
También imagino que es distinta, con decirte que ni hice el servicio militar. Y es que estar en el ejercito se me hace una perdida de tiempo, y más por el tiempo. Si fueran 6 meses, como experiencia, sería bueno.

Roxi:
Como aventura, sntir esos lugares algo así como fríos y ágiles a la vez, fue bueno. Pero no quisiera verme ahí, encerrado. No podría.

Lorelay:
En algún momento de mi vida quería ir a estudiar a esos lugares donde la comida estaba siempre lista a la hora, y tenías todo el día para cuidara el físico. La instrucción educactiva lo veía como todo un reto. Mi tía lloraba, y no me matricularon :(

Mi otro yo:
Y es que es un relato nomás...

Alexiris:
Tiene su valor en la rigidez de horarios, en la disciplina, en el orden.... y en la limpieza. Sirven, está en nostros. Lástima que muchas veces olvidado.

Racurock:
Es una manera más de sobreponerse al pensamiento de los otros. Hasta en mi colegio habían duchas así, pero nos baábamos de uno

Cordelia:
Lento, suave y frío. Sentirse por sobretodo ENCERRADO.

Matilde:
Es que a pesar de todo lo duro ques e vea, en cierto modo me llegó a agradar. Si no fuera porque mi famiia no quería, habría estudiado ahí.

Leslie:
Todas nuestras experiencias aportan a nuestra vida. Qué cosas habrás vivido tú? ... cómo saberlo.

Marcela Pez:
Cosas como la situacione ecónimca, social y cultural de cada estudiante. Los retso y miras que tienen. Los objetivos para los que son enviado a ese lugar. Por lo generalñ padres quebquieren un militar en la fanmilia, o padres que intentan mantener la tradición.

Marieazul:
El sonido de tropetas, las camas en conjunto, el comedor y las gamelas (fuente donde te servian la comida) eso queda, pàra poder narrar. Además de la disciplina para cada labor.

Mi angel de la guarda:
así, el control de una mujer, es nada.

Mar:
Encierros... el que provioca la mujer con el amrido, parece que tambien es una de sus variantes. Todo extremo es malo, pero, a veces , se hace necesario.

Fiore:
Depende, a veces me las gritar y digo, ¡atención!

Lorena Saez:
Todo sabe aun sometimiento VOLUNTARIO.

Buyin:
Atención... soldado buyín. Marchando. Y buyito deserta :) La entrega de libertad voluntaria, es factible. pero a la fuerza, Na'

Lena:
Son experiencias singulares. Del modo normal, quizá nunca hubieramos llegado a ster en esos ambientes. En otras ocasiones nos llevaban a albergues de profesores, o centro recreacionales de abogados. En otras nos metían a hoteles. Cada evento era una historia distinta.

Patricia Viot:
Conociendo esos extremos, puedes tener opinión. Quedarse con el extremos siempre? eso suena sacrificado.

Marilia:
Ups... son una opción más, cada persona con sus diversas carreras y labores. Qué anhelarías t´ñu, para tu futuro?

Viole:
Lo malo no lo he visto en viste, pero al igual que tu, lo he oido. Lo por es encontrarse cn una ignorante que trata de manifestar poder y autoridad merced a su antuedad y demás.

Brisa de amor:
En fondo, su instrucción es física , más que intelectual. Es obvio que hay excepciones.

Federico:
En mi recuerdo, está sólo lo bueno. Lo malo, creo qu se quedó en el encierro que ellos tenían.

Vesania:
Queda el sobreponerse, el lograr concentración, y el adaptarnos a cualquier situación. Uno se acostumbra. No fue sólo una vez, fueras muchas veces el estyar en el colegio militar, en diversas ciudades. Otras en hoteles, centros de recreación, retiros, etc.

Karen:
jajaja... qué más podía esperarse de ti.

Elmo nofeo:
de acuerdo contigo, y envidiable tu situación. Como bien dicen : el que puede, puede.

carla:
Se nota que te gustan las órdenes :) La disciplina debiera estar en todos. Todo en su momentos, también la diversión.

Marcela:
Voces de pito? jaja... el tono delata, claro que hay que cuidarse de los imitadores.

Angela Beatriz:
Gracias

Sandrita:
Podría ser bueno todo, pero es una lástima que los yerros siempre tomen realce. la milicia es una froma de vida, ajena a nuestro modo de pensar y ver la vida.

Joserd:
Yo probaría con enviarlos de visita. O a algún torneo de ajedrez en esas situaciones.

Iris:
Imaginar y estar... No es malo conocer más, siempre.

Kukilin:
Inmersos bajo regímenes, bajo dogmas y pensamientos. Fortaleza espiritual vs fortaleza física.

patricia:
Jaja... cierto, cierto. hasta estado en esos baños? cuídado. O te lo han contado? Nos albergaban en diversos colegios, y siempre era ma misma rutina. También estuve en aqp.

Luna agua:
Tampoco yo. Poder ciego a mí jaja, no gracias.

Lagartija:
A mi, me ayudo mucho. Siempre me ha srvido para comparar, y calorar la libertad en que stamos. también para valorar el tiempo.

Bellota:
Las de carabinero ¿? más allá de ser coo marinos, un amor en cada puerto. Claro, hay excepciones. En algún momento les envidie :)

N.
Jaja... osea, hay que irse con cuidado, contigo :) Mientras sea para bien, podría hacer caso al resto.

Malina Hellsing:
Venturosa tú. ya me tocará... rezó por ello.

Chocolate:
ok jenny, imagino que la vida te dio otra satisfacciones. Sueños, se terminan, y empiezan otros.

Truly:
jajaja tabas maleando la gente, manzanita podrida :)

Lunática:
Bueno saberte emotiva, lejos de lo uniformado, fresca y singularmente tú.

Sara:
Valor y entrega... siempre pregonan ello. Cada uno asumiendo sus sacrificios de diverso modo.

Fattyec:
Al menos es una opción abierta para quien quiera estar inmerso en eso. Les debe ser placer estar ahí. tengo amigos que por nada cambiarían esa vida.

Almena:
para aprender y compartir un poco de ello. Mi disciplina más común es ESCRIBIR cada viernes entre las 10 y las 12. :)

Blusa Transparente:
Que bueno... yo comencé por "los cachorros", luego la ciudad... y despues le fui infiel y me dedique a leer otros textos. Todo nos sirve de algún modo, y en algún momento.

Furiosa Carifru:
Jaja... tanto? que experiencias habrás tenido con ellos? :)

Alejandra:
jajaja perritos , que rica comparación. "ahora salte" , corra, brinque y ria. A alguna les gusta, como a una de mis ex que decía: "para el gustito nomás".

Mikamy:
Vocación... como en todo. Sin esa motivación, siempre sentirás que estás en nada.

Denise:
Un novela ligera, de fácil asimilación. Te motiva a leer más. Si quieres novelas e ese tipo "LOS CACHOROS" , TB de Vargas Llosa, te gustaría. Me alegra saberte.

Luz de luna:
Hummm osea que necesitaste mano dura :) tb ayuda eso. Pese a que parezca molesco, y tal como dicen : "es por tu bien"

Hot woman:
Tampoco yo... quizá en algún momento motivado, pero... pasó.

Diana:
certifico que fue buena. Ojalá hubiera podido tener muchas más experiencias.

*********************************************

Fue bueno estar en ese lugar, de algún motivarme. Pero, mi familia no lo quizo. Paso el tiempo y tuve otras motivaciones como la lectura. En colegios militares estuve muchas veces, en diversas ciudades. Era uno más de los albergues que nos proporcionaban los organizadores. Lo tomaba como aventura, y así queda en mi ser.

flor dijo...

Ufff que duro debe ser, cuánta fortaleza se debe requerir para habituarse a tantas reglas y restricciones.

Es bueno que hayas sacado tantas enseñanzas. Un beso

MuSa AnTiSoCiaL dijo...

asuuu ...!